Mecanismos de ritmo narrativo en Fate

Una de las cosas sobre las que veo cierta confusión en Fate son los diversos mecanismos de ritmo narrativo disponibles —conflictos, competiciones, y desafíos, o cómo las llamo las 3-C (por las iniciales de las palabras en inglés conflicts, contests y challenges, aunque al traducirlas al español pierde el sentido llamarlas en conjunto de ese modo, N.d.T)—.

Tiramos los dados en Fate para responder una pregunta. Técnicamente, si quisiéramos, podríamos responder cualquier pregunta, sin importar cuán grande o pequeña sea, con una sola tirada —probablemente sería una acción de superar—.

Y, fundamentalmente, ese es el objetivo de los mecanismos de ritmo narrativo. Son, nada más y nada menos, una herramienta para hacer que la resolución de una sola pregunta tome más tiempo que una tirada de dados o la resolución de una acción.

Alargan las cosas y proporcionan una condición final. Tira los dados, averigua los resultados y luego narra los resultados de una manera que deje en claro que un lado u otro se está acercando a lograr su objetivo.

Entonces, ¿cuál de estos mecanismos narrativos hay que usar? Al igual que la acción atacar contra la acción superar no se basa en lo que estás haciendo, sino más bien en si estás tratando de eliminar a tu oponente, el mecanismo de ritmo narrativo que elijas no está determinado por las acciones que se están llevando a cabo. Está determinado por la naturaleza de la oposición.

Desafíos

Comenzaré con los desafíos, ya que tienen los criterios más fáciles. Utiliza un desafío cuando no tengas una oposición activa durante todo el tiempo que dure dicho desafío.

Zird al proteger a la gente de los zombis cumple estos criterios. Los zombis son (en su mayoría) un desafío ambiental pasivo y, en cualquier caso, realmente él les está bloqueando la puerta. Convencer a la gente del pueblo es posiblemente una oposición activa, pero no interfiere con la mayor parte del desafío, y es una acción de superar. Lanzar el ritual es simplemente ambiental y es una acción de superar.

Lo anterior podría significar que la oposición está inconsciente e inactiva. También, podría significar que tienes una oposición activa, pero solo para una parte del desafío (en cuyo caso se puede representar eso como una acción de superar o como un subconflicto o competición, según corresponda).

Ahora, parte de un desafío puede implicar una oposición activa —como los aldeanos que tienen que ser convencidos en el ejemplo de Zird—. En ese caso, puede tratarse como una simple acción de superar dentro del desafío (recuerda que todos los mecanismos de ritmo narrativo son básicamente sustitutos de una sola resolución), o puede incrementarse aún más con un conflicto o competición interna si corresponde.

Pero, ¿qué sucede si tienes una oposición activa —algún individuo o grupo que se opone directamente a la pregunta que estás tratando de responder—? Por eso, hay conflictos y competiciones.

Conflictos

Si tu oposición está activa y quiere hacerte daño, usa un conflicto. Con hacerte daño quiero decir que el objetivo de la oposición es lograr eliminarte de alguna manera, ya sea al noquearte, asesinarte, haciendo que te rindas, huyas, etc. Para un conflicto, entonces dos cosas deberían ser ciertas:

  • Ambas partes están comprometidas a hacer daño a la otra parte.

  • La "cuestión" del conflicto es:

    • Si un lado en particular hará daño de alguna manera
    • Algo que el ganador puede lograr si la oposición no está presente

Entonces, si está tratando de capturar a algunos tipos malos (o al revés), eso podría ser un conflicto, siempre que ambos lados estén intercambiando golpes (por elección o porque no existe otra opción). Si estás tratando de pasar a los guardias para desactivar una bomba, eso es un conflicto.

Competiciones

Si tu oposición es activa e indirecta, elige una competición. Por indirecta, quiero decir que ambas partes no están comprometidas en la aniquilación mutua. Los casos obvios serían carreras o una persecución. Podría ser intentar capturar a alguien, siempre y cuando esté tratando de evadir la captura. Incluso podría estar huyendo de un tirador ("¿puedo cubrirme antes de que me disparen o me maten?"). Pero la clave aquí es que todavía hay dos o más participantes o lados activos.

Aparte: puede elegir una competición con un bando que no es consciente de lo que ocurre, si ese bando está haciendo algo de forma activa que pondría fin a la competición —un hechicero que abre una puerta a un reino maligno, por ejemplo, podría estar en una competición con los aventureros que están tratando de llegar a su santuario para interrumpir el hechizo, incluso si el hechicero no se da cuenta de su presencia. La clave real aquí es la parte activa—.

En general, en cualquier momento puedes formular la pregunta "¿hago X antes de que Y?" y responderás es una competición, a menos que tanto X como Y tengan el mismo objetivo.

Elección basada en hechos

En el contexto.

Esa es la forma básica en que divido los mecanismos de ritmo narrativo. Y es interesante, porque algunas acciones de alto nivel pueden caer bajo cualquiera de los tres mecanismos de ritmo narrativo, según el contexto de la acción.

Si el objetivo no se da cuenta de lo que estás haciendo y el enemigo no se da cuenta de tu presencia, es un desafío —no hay oposición activa, por lo que no hay "otro lado". Ciertamente, hay una oposición pasiva que debe superarse de una forma u otra, pero no se trata de un oponente activo—.

Si el objetivo no se da cuenta, pero hay una patrulla en el área que te está persiguiendo, entonces es una competición —"¿Disparo a mi objetivo antes de que la patrulla enemiga me encuentre?" Definitivamente entra en la plantilla de competiciones descrita anteriormente—.

Si estás en medio de un tiroteo e intentas disparar contra uno de tus oponentes, entonces es un conflicto, claramente.

Pensamientos finales

Estos tres mecanismos de ritmo narrativo hacen un buen trabajo al cubrir casi todas las situaciones. Algunos pueden requerir ser ajustados para utilizarse, pero todos son viables. Y de nuevo, en realidad no "representan" nada. Tienen que ver con el ritmo narrativo, no con representar una situación.

Texto original de Robert Hanz


¿Te ha gustado esta traducción?

Buy Me a Coffee at ko-fi.com

Los comentarios están cerrados.

Sitio web ofrecido por WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: